Quiero compartir con vosotros el extracto del email que Ana me envío sobre su video de boda.

“Buenas!

Ya sé que es tarde, pero no me podía ir a la cama sin escribir este correo.

Hoy no ha sido un buen día… hasta que he llegado a casa. Que conste que todo esto lo digo de corazón y no en plan peloteo ni nada por el estilo: nada más ver las carátulas de los DVD’s me he puesto muy contenta. Están hechas con tanto gusto y son tan pro…

Aunque, evidentemente lo mejor es el contenido. El vídeo es de 10. Nos hemos emocionado (bueno, he de reconocer que yo más que Jordi ), hemos reído, hemos descubierto cosas que aquél día no vimos… Especialmente me gusta el plano en el que estamos llegando al aperitivo y están volando ya todos los globos. Que bonito verlo otra vez

De lo más emocionante han sido los mensajes que nos dejaron amigos y familia al final. Ahí ya he tenido que ir a buscar el paquete de pañuelos jajaja!

La música es sencillamente perfecta en cada una de las escenas que has escogido para cada canción…

Nos ha gustado muchísimo que fueran apareciendo los mensajes de los cartelitos que hicimos de adorno…

En fin, tengo tantas cosas que alabar que no sé cuándo acabaría… Y mañana aún es martes, así que toca madrugar

Gracias. Ya sé que os lo hemos dicho miles de veces en los últimos mails, pero gracias. De verdad. De corazón. Aún ahora estoy escribiendo esto con el pañuelo en la mano, y es que de verdad que me ha emocionado el vídeo y todo el trabajo y esfuerzo que ponéis para poder realizar estas pequeñas obras maestras.

Gracias. Gracias y más gracias.

Un abrazo, bien grande.”

 

Que mas puedo añadir después de leer estas palabras de Ana, cuando abrí el mail tengo que reconocer que no estaba en mi mejor día y de verdad que las palabras de Ana me dieron un subidon impresionante y me llenaron de felicidad. Unas cuantas veces tengo la posibilidad de ver los videos completos que les entrego a las parejas y siempre pienso que tengo que grabarlo, las múltiples reacciones de los novios mirando el video de su boda es impagable para mi. los comentarios que escucho, las risas y lagrimas al volver a revivir un día irrepetible que  pasa muy pero que muy rápido. Nunca olvido la gran responsabilidad que tengo en mis manos y nunca dejare de agradecer la posibilidad que me dan las bodas para contar y documentar historias.

 

Ceremonia y banquete: Can Ribas (BARCELONA)